Etiquetas

, , , , ,

Y pasó lo que tenía que pasar. Tercera gala de Splash y los audímetros siguen bajando. Empezó fuerte, dejando a  Gran Hermano en Hermano pequeño. La verdad que era predecible que arrasara en su estreno;  es un formato nuevo, con el aliciente de que los concursantes son famosos y además se van a tirar desde un trampolín, la satisfacción de verles en bañador y descubrir que en paños menores no son tan perfectos y por qué no, las risas cuando las caídas son aparatosas, dolorosas o graciosas. Vamos lo que viene a ser un “vídeos de primera” en directo.

Splash, famosos al agua

Con todos estos ingredientes la primera gala arrasó, además no nos olvidemos del factor Falete que por sí sólo era ya una atracción imprescindible. Para mí, su salto fue un bajón, dicen que se llama a lo palito. Que digo yo, que por lo menos se podía haber tirado a lo bomba y salpicar, que hubiera hecho más gracia. Pero a cambio de su ridícula caída libre (no, no lo puedo llamar salto) consiguió apadrinar una nueva  clase de brincos piscineros. Ahora cuando te tiras de pie se le llama “hacer un falete”.

 

Y claro, los productores andan listos con estas cosas, y como Falete fue el minuto más visto del día pues ¡Toma Falete!. Ahora, hasta en la sopa; la sirena Falete, Falete se tira con La azúcar moreno, Falete salta con Teté Delgado… Lo de siempre, cuando parece que algo funciona, las televisiones españolas lo exprimen y lo desgastan hasta que no sólo no funciona, sino que además cansa y aburre. Tomen nota; Falete ya no mola.

Pero el público no es tonto y ya se está notando en las audiencias. Por si no fuera suficiente, en la última gala se ha desatado la polémica. Y es que dejando a un lado, que no es muy normal que la pareja de una de las concursantes sea parte del jurado (Véase relación Guti-Romina), más raro es todavía que dicha participante en cuestión se clasifique con un salto a lo “caigodeculoysalgotodadignadelagua” y la pobre ex-triunfita Natalia sea eliminada con un salto, por lo menos, más difícil y mejor ejecutado. Que una servidora no tiene ni idea de cosas de estas de trampolines, pero a las imágenes me remito. Aquí os dejo los dos saltos y opinen ustedes mismos.


Y voilà #tongosplash  trending topic al canto, porque muy señores míos de Splash, el público no sólo no es tonto, sino que parece que se han olvidado de que vivimos en la era 3.0 y que tenemos armas para que se nos escuche.  Twitter echaba fuego durante el programa y horas después seguía la polémica.

Resumiendo, que cómo esto siga así y los jefazos del programa no lo remedien Splash no llegará a la final y tendremos que seguir conformándonos con Gran Hermano la noche de los lunes. Que no es nada nuevo, pero están muy rodados, ya son 14 ediciones y éstos sí saben cómo atrapar al público. Pero este análisis es otra historia y será contada en otro post.

 

Contraplanos de Risa
Anuncios