Etiquetas

, ,

Ayer El Hormiguero celebró su programa número 1000. Me alegro de que este formato haya conseguido semejante hazaña, sobre todo teniendo en cuenta estos  tiempos que corren, en los que los directivos no tienen escrúpulos a la hora de cancelar programas, sin apenas darles un mínimo de tiempo. Y es que estamos en una época en la que la audiencia manda, y manda más que nunca.  Y la audiencia dice que Pablo Motos tiene un formato que gusta.

El Hormiguero

Empezaron allá por el 2006 en Cuatro y acaban de celebrar su aniversario en Antena 3. Estas cosas pasan cuando no llegas a acuerdos económicos. Pero el público no es fiel  a una cadena sino al formato. Ahí están las audiencias que lo avalan día tras día.

El Hormiguero es raro. Ahora ya nos hemos acostumbrado. Pero vamos a ver; un programa en el que el invitado es a la vez muy importante e imprescindible porque sin invitado no hay programa y dónde al mismo tiempo el invitado pasa a ser a menudo un elemento secundario desplazado por experimentos locos, arte a lo bestia o cualquier excentricidad que se le haya pasado a un guionista por la cabeza, hay que reconocer que cuánto menos es extraño. Y es que a veces se dan paradojas como tener dos pedazo invitados como José Coronado y Quim Gutiérrez y que sean completamente eclipsados por un señor que salta desde un andamio de nueve metros a una piscina infantil (que por cierto, creo que esto de tirarse al agua está últimamente muy de moda).

A ver, reconozco que el salto tiene su merito y me encantó verlo en directo. Pero en estas situaciones a veces siento pena por los invitados que están allí como diciendo; pero si yo venía a que me entrevistaran y ser el centro de atención… en fin, aquí me pega mucho aquel refrán de “quién mucho abarca poco aprieta”. Y es en realidad el único fallo que le veo al Hormiguero. A veces, da la sensación de que los invitados no saben bien dónde ponerse o si directamente deberían ir  a sentarse con el público.

Y  ayer, como no podía ser menos y para celebrar su programa 1000, también hubo una reconocida estrella de la música, Carly Rae Jepsen, famosa cantautora canadiense. Y pasó lo de siempre, entró en plató le hicieron dos preguntas, cantó su single “Call me maybe”, que por cierto ha sido uno de los más vistos en Youtube de 2012, y la mandaron para su casa. Por lo menos sirvió para ver este vídeo tan gracioso de Barack Obama versionando su éxito.

Lo que está claro es que el Hormiguero con todo lo raro que es e ignorando como ignoran en ocasiones a los invitados, ha conseguido ser la visita obligada para todos los famosos 5 estrellas que pisan España. Ni por la alfombra roja de los Oscar han desfilado tantas celebrities como por el hogar de las hormigas.

En fin, que el programa 1000 del Hormiguero fue un resumen de todo lo que han hecho durante todos estos años, vídeos inéditos de los ensayos, recopilación de caídas, selección de los mejores momentos… un mix que me hizo reír y recordar momentazos del  programa que espero poder seguir disfrutando y de todo corazón, espero ver cómo llegan al 2000. ¡Felicidades!

Contraplanos de risa

Anuncios