Etiquetas

, , , ,

Estoy muy contenta por dos cosas, una porque este domingo tontorrón y lluvioso me he propuesto retomar mi blog y dos, porque llevamos una temporada en la que las series españolas lo están petando. Y no me refiero a que lo están petando como en la época de Médico de Familia o Los Serrano, no. Lo están petando porque parece que por fin le están dando una oportunidad al talento y están aparcando las series ‘costumbristas españolas’ con familias perfectas de esas en las que todo era felicidad y armonía y desayunaban juntos alrededor de la mesa.

Bajo Sospecha la serie

Bajo Sospecha (imagen Antena 3)

El año pasado me sorprendieron El Príncipe y Sin Identidad y éste le ha tocado a Bajo Sospecha. Ese placer que sientes cuando el final de un capítulo te deja descolocado y con ganas de más. Esa sensación de creer que si te estrujas un poco el cerebro vas a descubrir (antes de que te lo desvelen) quién es el culpable. Esos giros que hacen que incluso después de dormir y comentarlo en el trabajo no sepas muy bien por donde van salir… En definitiva, ese todo que hace que una serie enganche lo ha tenido Bajo Sospecha.

Alicia Borrachero

Alicia Borrachero (imagen Antena 3)

Entre los personajes me quito la txapela (os recuerdo que soy del norte) por Alicia Borrachero, que borda su papel de madre sufridora que después de perder una hija está dispuesta a pasar el resto de su vida en la cárcel por otro hijo y por Lluis Omar, el comisario implacable. Un pero al casting, que ya no se si es por ella o por que el director decidió que el personaje tenía que ser así, pero, por favor, que alguien me explique qué le pasa a Blanca Romero. ¡Que alguien le quite a esta chica el palo del culo!, expresividad elevada a la enésima potencia y sino analicemos esa reacción que tiene cuando Yon González le planta ese beso final. En vez de derretirse parece que acaba de recibir una notificación de que le toca ser mesa en las elecciones. Blanca, si no es por ti hazlo por nosotras (el resto de mujeres), ¡un poco de alegría!

Que la serie me ha gustado está claro, aunque hay un PERO muy grande; el final. No me ha gustado. Y no me ha gustado porque es simple, ¿culpables tres chiquillos que con tan sólo 10 años han conseguido torear a todo un pueblo, a dos inspectores de policía infiltrados, al comisario y a la audiencia? Pues va a ser que no. Porque si Ali se escondió en la caseta del perro ¿en serio nadie la busco allí? Y ¿cómo consiguió salir del recinto del restaurante? Y sus primos ¿cómo llevaron la diadema a mitad del bosque sin que ningún adulto se diese cuenta? Y ¿qué es aquello tan secreto que escribió Ali en su diario? Y ¿por qué se suicidó la profesora? Y ¿por qué el tío de los niños cuando va a la cabaña del bosque y oye un ruido no entra?… ¿Sigo? Mejor no, que me vengo arriba y va a parecer que en realidad la serie no es de mi agrado.

‘Bajo Sospecha’, como dirían las fashion bloggers, un ‘must’ de esta temporada, no puedes no tenerla en tu ‘serieteca’, combina con birras y pizza y es ideal para reuniones en pareja o con amigos. Consejo de Antonia: ¡verla! Merece la pena. Y luego me comentáis el final, que, por supuesto, es mejor que el de Los Serrano.

Anuncios